Previous
Next


Reporte aéreo de Fernando Goin: Explorar la textura de la ciudad

La obra de Fernando Goin está definida por el compromiso con la memoria, en esta ocasión, con la memoria de la ciudad. El motivo y la inspiración surgen de una serie de fotos aéreas de Buenos Aires tomadas por Juan Bautista Borra y Enrique Broszeit en la década de 1920. Goin las resignifica y las transforma en pinturas de gran tamaño, recuperando algo de esa magia que tenían los espectáculos de panoramas del siglo XIX, donde los espectadores quedaban rodeados por las representaciones de lugares lejanos. Viajar sin moverse o - ¿por qué no? - volar.

Los puntos de vista en altura han predominado en el imaginario por siglos, las elevaciones del terreno, torres y campanarios facilitaron la aparición de los panoramas que permitían abarcar visualmente grandes extensiones de terreno. La aspiración de surcar los cielos estimuló la fantasía, y en las pinturas medievales ya aparecían vistas “a vuelo de pájaro” de las ciudades; en una ficción que las convertía en herramientas y símbolos del dominio del territorio. En 1859, Nadar fotografiaba París desde un globo aerostático y a partir de allí, la cámara fotográfica se convirtió en una herramienta útil para revelar y comprender el fenómeno urbano en relación a la geografía circundante, al mismo tiempo que documentaba la progresiva conquista simbólica del cielo. En las primeras décadas del siglo XX, la producción de cámaras aptas para llevar en los aeroplanos impulsó el desarrollo de las tomas aéreas con propósitos civiles y comerciales. Desde que fue posible su reproducción, estas imágenes estuvieron muy presentes en la cotidianeidad a partir de su amplia difusión en los medios gráficos a ambos lados del Atlántico.

Así entre 1923 y 1925, movidos por el entusiasmo por la aviación y la fotografía, Juan Bautista Borra y Enrique Broszeit sobrevolaron Buenos Aires. Gracias a las arriesgadas maniobras sobre un avión biplaza a más de 1000 metros de altura, consiguieron cientos de registros sobre negativos de vidrio que construyeron una nueva percepción del espacio. La emoción de Ícaro que generaba un vuelo sobre la ciudad, permitía mostrar desde las nubes a Buenos Aires y sus sitios más representativos de una manera nunca antes conocida, en imágenes que tenían en sí mismas un sentido profundo de novedad debido a la forma en que habían sido obtenidas.

95 años después de la aventura de Borra y Broszeit, sus fotografías adquieren una materialidad diferente y un espesor simbólico más denso en las pinturas de Fernando Goin que las recobra y las transforma con una mirada contemporánea, no exenta de cierta nostalgia. Los paisajes aéreos revelan una escritura del espacio que sólo es posible desde la distancia, y ponen de manifiesto los patrones del desarrollo edilicio y la infraestructura de las áreas urbanizadas en la década del veinte. Las obras de Goin nos permiten escapar del laberinto de las calles para desentrañar desde el cielo las múltiples capas y vericuetos de la traza urbana. Por un momento olvidamos lo terrenal en pos de una mirada que logra atravesar espacio y tiempo. El cambio de escala, la monocromía y los contrastes de los claroscuros trastocan la sensación de aparente unificación y aplastamiento que genera la linealidad del damero, y les infunde textura y profundidad.

El artista, vecino de Coghlan como Broszeit, explora la trama de la ciudad de lo micro a lo macro y viceversa. Así nos invita a sumergirnos en sus obras para desentrañar las delicias del pasado de Buenos Aires y sus alrededores, como los molinos de viento en Vicente López o los árboles sobre la avenida Monroe. Los panoramas que Goin recupera son también recorridos que pueden llevarnos a encontrar rastros de nuestros propios pasados personales o familiares. Podemos descubrir cómo esos lugares mutaron e identificar aquellos edificios que ya no están; nos pone ante el reto de superponerlos con las imágenes mentales preexistentes, en un ejercicio de reconocimiento que permite reconstruir las capas del tiempo e imaginar la historia.

La gente está deliberadamente ausente. Los transeúntes de entonces, pequeñas hormigas en las fotos de Borra y Broszeit, desaparecen en las pinturas y nos dan paso a nosotros. Pero Goin complementa la magnificencia y el silencio de sus paisajes aéreos con algunas vistas desde la vereda, que traen al presente el bullicio del tránsito de autos y personas por la calle Reconquista o en la Plaza San Martín; y nos recuerdan que, tal vez, hay cosas que nunca cambian.

Las imágenes tomadas por aquellos flâneurs de las nubes, que fueron capaces de develar los secretos que las ciudades esconden a la mirada al ras del suelo, hoy se convierten en pinturas que señalan, documentan, desacralizan y resignifican el espacio cotidiano y la historia. Reporte aéreo es un maravilloso ejemplo de cómo la ciudad y sus representaciones conforman una densa red simbólica en permanente construcción y expansión. Las imágenes son un medio de reflexión y proyectan sentido sobre los lugares, Fernando Goin recupera entonces una mirada de Buenos Aires que nos demuestra que la ciudad nos seguirá interpelando y sorprendiendo.


Catalina V. Fara

Catálogos Subastas

Staff

Director

Lucas Kokogian

Gerente General

Nadia Kokogian
[email protected]

Asistente de Dirección

Tamara Kokogian
[email protected]

Asistente de Dirección

Gabriela Zirpolo
[email protected]

Iniciar sesion

TÉRMINOS Y CONDICIONES

CONDICIONES DE VENTA

Por el solo hecho de participar en la subasta de Galería Azur, ya sea de manera presencial, telefónica, online u oferta secreta bajo sobre, se entiende que el comprador conoce y acepta las siguientes condiciones de venta:
1. Quién haga la oferta más alta reconocida por el subastador, será el comprador. En caso de disputa entre compradores, el subastador tendrá la libertad absoluta de determinar el postor ganador, continuar la subasta, cancelar la operación y/o ofrecerlo de nuevo.
2. El comprador deberá abonar el valor final ofertado, sumada la comisión de la Galeria, la cual asciende al quince por ciento (15%). El impuesto al valor agregado (21%) grava solamente la comisión.
3. El comprador deberá abonar en la moneda consignada, (en caso de valor consignado en U$S se tomará como valor de referencia cotización MEP Banco Nación, del día de la fecha en que se efectivicen los correspondientes pagos). La cancelación del pago deberá realizarse dentro de las 72 hs hábiles posteriores
a la fecha de subasta.
4. Habiéndose cumplido el plazo establecido para la cancelación total del pago, Galería Azur, podrá dar por rescindida la operación con la pérdida de las sumas entregadas por el comprador en concepto de seña y comisión, como así también todo derecho sobre aquello que le fuera adjudicado en el curso de la subasta.
5. Los lotes adquiridos deberán ser retirados de la Galeria, por el comprador dentro de las dos semanas posteriores a la subasta. De no cumplirse dichos plazos, el comprador pierde derecho a todo reclamo respecto de estado, deterioro, desperfectos o cualquier otro concepto respecto de los mismos. Así como tampoco se admitirá derecho a reclamo alguno, respecto de las mismas condiciones (estado, deterioro, desperfectos u cualquier otro concepto) una vez retirados los lotes adquiridos.
6. Habiendo estado en exposición en Galería Azur, las piezas a subastarse, para su correspondiente estudio y análisis, no se admitirá reclamo alguno una vez bajado el martillo, ni se asume obligación de garantía hacia el comprador respecto, época o estado, avería u otro defecto, aunque no se hubiera detallado en el catálogo o cualquier otro material publicado.
7. Galería Azur se reserva el derecho de retirar cualquier lote de la venta, así como también el derecho de no seguir estrictamente el orden de venta establecido teniendo absoluta libertad para resolver cualquier incidente que se produjera.

GARANTÍA DE AUTENTICIDAD
Por el solo hecho de participar en la subasta de Galería Azur, se entiende que el comprador conoce y acepta las siguientes condiciones y términos:
1. DEFINICIÓN DE AUTORIA. Se entenderá por Autoría al creador de la obra, tal como se la establece en el Encabezamiento Escrito en Letras Mayúsculas Negritas de un lote en este catálogo, incluyendo las modificaciones sufridas previamente a cualquier informe o anuncio oral o escrito que se realice en la sala de ventas.
2. COBERTURA DE GARANTÍA. GALERÍA AZUR garantiza la autenticidad de la autoría de cada lote descrito en este catálogo según los términos, condiciones y hasta los límites aquí establecidos, y de acuerdo con todas las estrictas reglas internacionales aplicables a este tema. Entendiendo que el término autoría se refiere al creador de la obra y sujeto a las disposiciones del último párrafo de este
documento, GALERÍA AZUR garantiza durante un período de cinco años, contados a partir de la fecha de venta, la autenticidad de la autoría, para cualquier bien descrito en el catálogo ONLINE o IMPRESO a continuación del número de lote, en que se aclara la autoría del mismo.
GALERÍA AZUR no otorga ningún tipo de garantía expresa o implícita con respecto a cualquier material en este catálogo salvo el que aparezca en el encabezamiento de cada lote con LETRAS MAYÚSCULAS NEGRITAS, que corresponde, solo a la autoría del mismo y no es responsable por algún error u omisión en todo otro material o información suplementaria.
3. INTRANSFERIBILIDAD. Los beneficios de esta garantía no podrán ser cedidos y serán únicamente aplicables al comprador original que figure en nuestros registros y no a los subsiguientes propietarios (incluyendo, pero sin limitarse a: herederos, sucesores, beneficiarios o cesionarios) que hayan adquirido o puedan llegar a adquirir algún derecho sobre la pieza comprada.
4. ÚNICO RECURSO. Se entiende y acuerda de forma específica que la rescisión de una venta y la devolución del precio de compra original pagado es exclusiva y sustituye a cualquier otro recurso aplicable por ley. GALERÍA AZUR y el consignante no serán responsables por cualquier daño incidental o consecuente ocurrido o reclamado.
5. CONDICIONES DE VENTA. A excepción de lo aquí específicamente indicado en contrario, todo bien es
vendido en el estado en que se encuentra y, ni GALERÍA AZUR, ni el vendedor ofrecen ninguna otra garantía expresa o implícita respecto a su comerciabilidad, aptitud para un propósito determinado, descripción en el catálogo, u otra información sobre condición física, tamaño, medio, atribución, procedencia, presentación en otras exhibiciones o condición concerniente al bien.
Ninguna afirmación establecida en el catálogo o realizada durante la venta o en la factura, o en cualquier parte, sea en forma verbal o escrita, en el catálogo o en un anuncio publicitario, un certificado de venta, anuncio o aviso en el salón de ventas, o en cualquier otro sitio, será considerada como una garantía, declaración o asunción de responsabilidad.
Ni el vendedor de la obra ni nosotros emitimos declaración de garantía, expresa o implícita, con respecto a la adquisición por parte del comprador de algún derecho de propiedad intelectual, incluidos entre otros, derechos de reproducción sobre cualquier pieza.
El consignador y nosotros no somos responsables por error u omisiones del catálogo, glosario, o cualquier material complementario.
Habiendo tenido el comprador tiempo suficiente para proceder a la inspección de las obras a fin de constatar su estado y si las mismas han sido reparadas o restauradas, declinamos cualquier reclamo al respecto que pudiera formularse.